Traductor

Buscador

domingo, 22 de abril de 2012

Bienvenido al suicidio de Occidente (I)

Hoy voy a hablarte del aborto. Sin tapujos, sin complejos de ninguna clase. Porque es un tema demasiado vital como para andarse con rodeos. Hablo de millones de vidas humanas inocentes, víctimas silenciosas de nuestro tiempo que permanecen mudas en las conciencias de buena parte de nuestra sociedad.



Antes de nada el siguiente vídeo. Es un vídeo muy duro que puede herir tu sensibilidad, así que no lo veas si no estás preparado. Pero puede convencerte mejor que cualquiera de mis razonamientos:



Si lo has visto espero que no te haga falta seguir leyendo razones para oponerse al aborto. ¿Que no te convence? Un pequeño testimonio. ¿Que tampoco? Quizás el testimonio del Dr.Nathanson, el que fue el "rey del aborto" te convenza. ¿Que todavía no? Veamos algunas cifras.


El número de abortos provocados en España desde 1985 alcanza la cifra de casi un millón y medio. Actualmente se dan más de 110.000 abortos anuales, lo que coloca a nuestro país como el país de la UE en el que más ha crecido el aborto en los últimos diez años. Nacen en España además casi 90.000 niños menos que hace treinta años y no tenemos asegurado el recambio generacional (estamos en 1,38 hijos por pareja).

Pero hay más. En el año 2008 se produjeron en Europa 2.863.649 abortos, lo que supone 7846 abortos al día y un aborto cada 11 segundos. Esta cifra equivale a la población de Estonia, Chipre, Luxemburgo y Malta juntas. En los últimos 15 años las cifras ascienden a 20.635.919 de niños abortados que no llegaron nunca a jugar en el parque. Más de 20 millones en una Europa que está viviendo la peor crisis de natalidad de su historia. Así las cosas, el aborto se ha convertido en la primera causa de mortalidad en Europa. Bienvenido al suicidio de Occidente.

La causa de la vida humana es la causa de todos nosotros. No tengamos miedo de defenderla aún a costa del patrimonio, el honor o, incluso, la propia vida.

Voy ahora a esgrimir de forma bastante resumida algunas de las razones por las que personalmente repruebo el aborto en todas sus formas. Por su extensión lo he dividido en dos entregas (la próxima la semana que viene).


El aborto es la muerte de un ser humano


Es posible que pienses que sobre el aborto sólo se puede opinar y que el asunto está repleto de valoraciones subjetivas que son discutibles y dependen de cada persona. O incluso que es un tema de índole religiosa. Bien, pues voy a decirte primero lo que dice la ciencia sobre el tema y luego saca tú las conclusiones que creas más conveniente. Yo, personalmente, estoy en contra del aborto porque la ciencia me da motivos. Y motivos que me convencen a mí y a mi razón.

  1. Al unirse el espermatozoide (23 cromosomas) con el óvulo (23 cromosomas) se forma el cigoto (46 cromosomas). En este momento el cigoto empieza a seguir un plan de desarrollo ya determinado. El cigoto está compuesto exactamente por el mismo número de cromosomas que tiene cada célula que tienes tú y que tengo yo.
  2. Cada cromosoma contiene las moléculas de ADN (ácido desoxirribonucleico). Éste está compuesto por los genes que encierran el "programa" de la vida de cada uno de nosotros con nuestras características físicas y psíquicas.
  3. El cigoto tiene un código genético propio y distinto al de sus padres desde la concepción. Esto está científicamente probado y es indiscutible. Así pues, en el cigoto se encuentra toda la biología del hombre y todo el desarrollo que seguirá hasta su muerte. ¿Conclusión? Aparece una vida humana desde el momento de la concepción. Pero, ¿cómo sabemos que es una vida humana? Bueno, ¿acaso sale una marmota del vientre materno? Aparte de por pura lógica lo sabemos porque su genoma es humano. Y yo creo en el derecho a la vida de los niños de la especie humana.
  4. Óvulo y espermatozoide por separado son células germinales que sólo generan una vida humana al fecundarse. Pero una vez fecundados generan un ser humano único e irrepetible que no será igual a ningún otro que haya existido nunca o que vaya a existir jamás.

    ¿Qué se desprende de esto? Que ya podemos concluir que en cualquier aborto se está acabando con la vida de un ser humano que tiene su propia dignidad humana. Lo que hay en el seno materno durante el embarazo, tenga una semana o tenga treinta, es un ser humano. Y no lo digo yo, lo dice la ciencia. Es más, el cigoto, desde el instante mismo de la fecundación, comienza a moverse y a desarrollar operaciones por sí mismo, iniciando la autolectura del mensaje genético que él mismo contiene. Sigue así un proceso en el que no hay un punto en el que un segundo antes se pueda decir que no hay vida humana y un segundo después que sí la hay. Claro, porque ese punto es la concepción.

     ¿Un hijo es un ser humano cuando deseo tenerlo y no lo es cuando no lo quiero?

    Quizás consideres que no es un ser humano hasta que nace o que no hay que protegerlo hasta que sale del vientre materno. Sí, quizás hayas ignorado toda mi argumentación. Pero no importa. Porque pensar esto es absurdo, ¿qué cambia por el hecho de nacer? Nacer no es más que pasar de un lado a otro de la tripa de la mujer, el niño no experimenta ninguna mutación en el momento de su nacimiento. No cambia lo que es, sólo el sitio donde estaba. Además, si hay niños que nacen antes de los nueve meses o después -incluso hay niños que nacen a las 21 semanas-, ¿no te parece entonces absurdo fijar el nacimiento como el inicio de la vida humana? La supervivencia de un niño prematuro no marca el instante en que se convierte en humano, sino el nivel de desarrollo tecnológico de las incubadoras.

    Me dirás que muy bien, pero que todo esto no te sirve, que un embrión no piensa. Tampoco lo hace un recién nacido y nadie en su sano juicio le discutiría el derecho a vivir. Y a juzgar por lo que se ve en la sociedad se diría que hay muchas personas adultas que tampoco lo hacen. Pero no por ello se las mata. Puedes decirme que el embrión depende de su madre. Anda, ¡y un recién nacido! ¡Y los niños de dos años! ¡Y los mantenidos de 35! ¿No tienen derecho a la vida por eso?

    Durante un aborto provocado, el niño reacciona e incluso emite lo que muchos han llamado un “grito silencioso”. El organismo inmunitario de la madre, por otra parte, reconoce al bebé en edad prenatal como un objeto extraño al cuerpo de la mujer y tiende a atacarlo, aunque la placenta protege al nuevo ser humano.

    El hecho indudable es que un embrión es una vida humana. Porque, si hubiera un momento objetivo distinto de la concepción a partir del cual pudiéramos establecer que empieza la vida humana, todas las leyes abortistas habrían coincidido en ese plazo. ¡Y no es así! Piénsalo, si abortar no es acabar con una vida humana en la semana 22, entonces no se entiende que exista un primer plazo hasta las 14 semanas. Y si abortar a partir de las 14 semanas es acabar con una vida humana, entonces no se entiende que un segundo supuesto permita abortar hasta la semana 22. Asimismo, si la ley actual sólo permite el aborto hasta la semana 22, por lógica se desprende que todos los abortos posteriores a esa semana que se han venido practicando a lo largo de los últimos años fueron asesinatos. O bien que ese plazo es un plazo completamente arbitrario. ¿Puedes explicarme cómo se concibe que el derecho a vivir dependa de un plazo arbitrario? Yo por lo menos no acepto que el derecho a la vida sea una graciosa concesión del Estado.

    La única foto que voy a subir en este post: un feto de 12 semanas. Si no es un ser humano yo soy vegetariano.

    En fin, creo que basta con usar un poco el sentido común. He visto también muchas ecografías, ecografías de cuatro semanas, de ocho semanas, de tres meses, de cinco meses... y para mi sorpresa, en todas ellas he visto un niño. Por tanto, negar que el aborto es la muerte de un ser humano es negar la ciencia, la razón y el sentido común.



    El aborto no es un derecho, es un sufrimiento para la mujer


    Desde la postura proabortista no deja de ser curioso que se ensalce el aborto como un derecho que se ha ganado la mujer, como si una mujer no sufriera por acabar con la vida de su hijo. Nos dicen que el aborto es un signo del progreso de la sociedad, que las mujeres son dueñas de su cuerpo y que pueden hacer con él lo que deseen; se disfraza el aborto con la palabra "libertad". Incluso se nos dice que despenalizando el aborto se reduce la mortalidad materna. ¿Pero esto es realmente así? 

    Que el aborto es progresista es un argumento que probablemente has escuchado muchas veces. ¿Pero progreso hacia qué dirección? La destrucción es el prototipo de la barbarie, y yo no puedo considerar progresista a la autodestrucción de la especie humana. Creo -espero- que tú tampoco. Más bien, lo realmente progresista es proteger la vida humana y la maternidad. Por otra parte, aun aceptando el supuesto de que una mujer sea dueña de su cuerpo, no lo es del ser que ha concebido con la colaboración de un varón. Lógicamente, ya que la nueva criatura no es un mero apéndice de la madre. Ninguno de los progenitores es dueño de la nueva vida humana por el mismo motivo por el que los padres no pueden matar a sus hijos ya nacidos.

    “Cuando consideramos que las mujeres son tratadas como una propiedad, es degradante para las mujeres que tratemos los hijos como una propiedad que se puede desechar como queramos.”
    Elizabeth Cady Stanton (mujer pionera del movimiento por los derechos de la mujer en EEUU)

    Y es que algo tan elemental como que ningún ser humano es propiedad de otro es ignorado de plano cuando hablamos del aborto. Aunque bien mirado, hace un siglo y medio la esclavitud también se presentó como un derecho y buena parte de la sociedad lo aceptaba como algo normal (ha sido así durante casi toda la historia). Igual que aquella legislación era un atentado contra la dignidad humana, las actuales leyes abortistas también lo son. Pues igual que nadie tiene derecho a poseer a otro ser humano como esclavo, no puede ser un derecho privarle la vida a un ser humano indefenso.

    A este respecto la escritora feminista estadounidense Daphne de Jong hizo la siguiente reflexión:
    Las primeras batallas feministas fueron luchar contra el estado legal de bienes muebles de las mujeres. Muchas feministas estaban entre los que volcaron la sentencia del Tribunal Supremo de EEUU de 1857, de que un esclavo negro era “propiedad” y no titular de la protección de la Constitución. El feminismo rechazó totalmente el concepto de propiedad respecto de los seres humanos. Pero cuando el Tribunal dictó en 1973 que el feto era propiedad de su madre, y no titular de la protección de la Constitución, mujeres liberadas bailaron en las calles.”

    Ironías tiene la vida. Cambiando de tercio, no hay ninguna correlación entre las leyes sobre el aborto y la mortalidad materna. La verdadera correlación se da entre muertes maternas y atención especializada del parto, lo cual es completamente lógico. Es más, Irlanda, donde el aborto es ilegal, tiene una tasa de 5 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, la cual es inferior a la de EEUU (17 por 100.000 nacidos vivos), país en el que se aborta sin restricciones y que cuenta con unos altos estándares sanitarios.

    La realidad es que el aborto provoca graves trastornos a la madre, tanto físicos como psicológicos. El listado de daños físicos - comprobados científicamente -, en países de medicina avanzada y aborto legal es el siguiente: cáncer de ovarios, hígado y cervical, perforación de útero, cáncer de mama (una de cada nueve mujeres que aborta lo desarrolla, y el 25% de las que lo contraen morirán por su causa), endometritis, hijos discapacitados en posteriores embarazos, embolismo, trombosis, esterilidad... 

    Entre las secuelas psíquicas se encuentra un fenómeno sistemáticamente silenciado: el Síndrome Postaborto (SPA). Según la doctora Susan Standford, psiquiatra canadiense que ha relatado su experiencia con el SPA, se dan tres fases: desasosiego y tristeza; revivimiento continuo del momento traumatizante del aborto y, finalmente, una gran depresión. Son "cuadros depresivos que se acompañan de un sentimiento grande de culpabilidad", explica la psiquiatra española Carmen Gómez Lavín. De él pueden derivar desórdenes alimenticios, intentos de suicidio (una investigación en California (EEUU) reveló que, de 173.000 mujeres de bajos recursos, las mujeres que abortaron tenían un 154% más de posibilidades de acabar su vida mediante el suicidio), abuso de alcohol y drogas, agresividad para con los hijos, abortos de repetición o disfunción sexual. Sin embargo, ninguno de estos riesgos es advertido a las mujeres por los centros que practican abortos.

    Es más, conforme a modernas estadísticas, transcurridos diez años del aborto la totalidad de las mujeres tuvo sentimientos de tristeza, el 93% acusó depresión y sentimiento de culpa y el 19% tuvo comportamientos suicidas. Por tanto, vender el aborto como un derecho de la mujer cuando éste no es más que una causa de sufrimiento para todas ellas es de un cinismo vomitivo. Y disfrazar con la palabra "libertad" un atentado contra la vida humana es tan perverso como llamar "derecho" a la posesión de esclavos. Siento ser tan contundente, pero a los abolicionistas tampoco les importó desafiar la gran mentira de la esclavitud.


    Referencias:

    7 comentarios:

    1. Totalmente de acuerdo. Me gusta especialmente que menciones lo de los 46 cromosomas (2n), me parece una prueba irrefutable cientificamente del comienzo de una nueva vida.

      Toda esa gente, que esperan a que el niño practicamente de patadas para decir que esta vivo, se salta lo más importante, esa célula fecundada ya es un ser vivo completamente distinto; ya lleva escrito si es una niña, si tendrá los ojos azules, si tendra una discapacidad (síndrome de Down) que le llevará a la muerte en un abortorio...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. No te parece, es una prueba irrefutable lo mires por donde lo mires. Y sí, demostrando y admitiendo que existe un ser humano desde el momento de la concepción todo lo demás casi que sobra ;)

        Eliminar
    2. Efectivamente escribes sobre un tema polémico e interesante que es el llamado Estatuto del Embrión y que lo primero que hay que hacer es aclarar los términos antes de argumentar, aunque las creencias religiosas tienen un papel muy importante y lo inteligente sería poder usarlas sólo al final, después de exponer lo que dice la ciencia.
      Efectivamente si se une un óvulo y un espermatozoide tenemos un cigoto de la especie humana, porque tiene genoma humano. Sin embargo hay PERSONAS que no son seres humanos (ej. la Trinidad), por lo que es preferible no usar este término y hablar de SER HUMANO, que sería miembros de la especie humana pero con lo propio que nos hace humanos.
      La CIENCIA nunca hablará de DIGNIDAD porque no le corresponde.
      Lo que sí dice la Ciencia es que la constitución de una realidad biológica nueva y autónoma es un proceso que requiere de muchas interacciones complejas y que no se produce en el momento 0. Con esto, lo que trato de mostrarte es que la ciencia es más compleja de lo que parece.
      Se puede hacer ciencia y ser creyente, y se puede tener una opinión diferente a la tuya y argumentarla desde la ciencia y ser creyente. Por supuesto, dejemos aparte la moral, que no las creencias.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. En primer lugar, no he usado en ningún momento el término persona para referirme al cigoto, luego ahí estamos bastante de acuerdo.
        La ciencia no habla de dignidad, por supuesto. Pero yo, según creo en ningún momento he dicho que lo haga. Corrígeme si me equivoco.
        El punto es este: antes de la concepción no hay vida humana, después de la concepción sí. Y como escribo, desde el momento de la fecundación el cigoto empieza a desarrollar operaciones por sí mismo. No veo ninguna diferencia entre tu postura y la mía en ese aspecto.
        Me da la impresión de que tratas de llevar el artículo al género de la mera opinión, cuando en buena parte del mismo me he limitado a describir lo que dice la ciencia sobre el aborto. Pero una vez más, corrígeme si me equivoco.
        Me resultaría más sencillo responderte si supiera qué piensas exactamente del tema.

        Eliminar
    3. Tu artículo no deja de ser una opinión aunque pongas bibliografía al final, pues como expuse al principio este tema es controvertido y tus creencias te influyen en lo que escribes.
      Veo que no has entendido lo de la realidad consitutiva nueva que necesita de interacciones complejas que no se producen desde el momento cero. Porque esa es la clave de todo.
      Si quieres opinión fundada de persona preparada, que no se le puede acusar de ateo o agnóstico y con seria preparación en el tema, lee el capítulo "El estatuo de las células embrionarias" de Diego Gracia, en su libro "Como arqueros al blanco, estudios de bioética". Ed. Triacastela.
      Y luego, si quieres, seguimos "hablando".

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Mis creencias me influyen en lo que escribo, eso es tan obvio que resulta innecesario mencionarlo siquiera. La cuestión es que todo lo que he escrito que dice la ciencia es objetivamente cierto. Con lo cual la parte científica del artículo no puede ser tomada como una opinión por la misma razón que no puede tomarse como opinión la acción de la gravedad. Lo diga yo, "contagiado" por el virus de la creencia en Dios, o lo diga Richard Dawkins.

        Trataré de hacerme con ese libro para entender mejor lo que me estás diciendo, porque saber lo que piensas todavía no lo sé, sólo lo dejas entrever y así es complicado seguir "hablando".

        Eliminar
    4. ¿Solo 20 milones de abortos? Me sorprende que sean tan pocos.
      Hay algo que no entiendo. ¿Por qué abortar cuando se puede dar en adopción?
      No estoy bien informado, igual ando errado, pero dicen que el gobierno te pone todas las trabas para dar a tu hijo en adopción. Que esta pesadilla burocrática impida que tanta gente nazca y haga que las familias tengan que buscar hijos a adoptar fuera del país por al escasez de huérfanos en este es un crimen burocrático que poría compararse con el holocausto en la frialdad de su ejecución, aunque no en su eficente organización.
      Que el gobierno prefiera tenernos abortando a nuestros hijos e importando extranjeros en vez de facilitar la adopción y hacer propaganda de ella creo que muestra muy bien el aprecio que nos tiene. ¿Quien va a ser patriótico en este país con este gobierno uránico?

      Por cierto, uno tiene la impresión de que en lugares densamente poblados como China el aborto está más justificado, si ya se esfuerzan para comer, con 300 millones de niños más la hanbruna, las epidemias y las guerras serían invitables, me da que la sangrienta rebelión de Taiping en el fondo no era más que la reacción natural de la gente al haber superado los recursos alimenticios del país.
      Pero claro, ¿que es más ético, matar a los nonatos, o que los adultos luego se maten entre ellos por la superpoblación? La lógica darwinista tal vez diría que lo 2º. Pero la naturaleza es mucho más que darwinismo, y por supuesto mucho más en caso del hombre.
      a prinipios de siglo nadie creía que el mundo pudiera dar comida suficiente para más de dos mil millones, no se imaginaron cuanto avanzaría la industria alimentaria. No podemos dejar de pensar si entre aquellos que no nacen están los que podrían solucionar los problemas. Claro que los judíos pensarán que qué lástima que a abuela de Hitler no abortar a ese hijo ilegítimo, jejeje.

      ResponderEliminar

    Tu comentario es el alimento de este blog. ¡¡¡Dale de comer!!!

    LinkWithin

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    Entradas relacionadas

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    Lo más visto esta semana

    Formulario de contacto

    Nombre

    Correo electrónico *

    Mensaje *