Traductor

Buscador

viernes, 4 de mayo de 2012

Intocable y The Artist - Cine


Llevaba un tiempo sin ver cine, los estudios no tienen piedad -gracias ETSIT-. Sin embargo, este puente de mayo me ha dado la oportunidad de ver dos películas estupendas: Intocable (Intouchable) y The Artist, ambas francesas -no lo he hecho aposta, lo prometo-.

La primera ha sido número 1 de la taquilla francesa durante diez semanas consecutivas y la segunda ha ganado nada más y nada menos que cinco Óscars hace bien poquito (Mejor película, director, actor, BSO y vestuario), entre otros premios. Allá va mi pequeño comentario sobre las mismas.

No te preocupes querido lector, porque no soy un experto en cine ni mucho menos, así que no te voy a poder dar mucho la plasta cuando comente alguna película. Lo que sí que puedo decirte es que me gusta el cine y no me gusta perder el tiempo viendo películas que no merecen la pena. Si una película no me gusta lo diré, y si te fías de mí lo mismo te ahorras el ver una película mala. O quizás no.

Vamos a empezar con Intocable. Es esta película una verdadera comedia dramática, aunque puedo decir que me he reído mucho con ella. Así brevemente, trata sobre un rico aristócrata, Philippe, quien pierde la movilidad de todo el cuerpo del cuello para abajo tras un accidente de parapente. Philippe contrata como asistente y cuidador personal a Driss, un joven negro procedente de un barrio del extrarradio de París que ha salido recientemente de prisión. Una curiosa mezcla entre dos personas de mundos muy distintos, dos mundos que chocan continuamente durante toda la película y que dan lugar a una amistad tan demencial como inesperada.

Intocable me ha sorprendido muy gratamente. Me ha parecido una película ágil y divertida, con ese humor inteligente que se echa mucho en falta en el género últimamente -ironía, ¡qué ha sido de ti...!-. Pero también es un drama; probablemente es tan buena porque pasas de la risa al llanto y del llanto a la risa en un momento, pero sin perder el optimismo. Una película absolutamente genial.



Mucha gomina y mucha estrella, pero el traje está arrugado, George
En cuanto a The Artist, tampoco se queda muy atrás, sus cinco Óscars así lo atestiguan. Vamos al argumento. Estamos en 1927, George Valentin es una gran estrella del cine mudo a quien la vida le sonríe. Hasta que llega el cine sonoro y arruina su carrera, cayendo en el olvido. Por contra, la joven actriz Peppy Miller (cuya vida está entrelazada con la de Valentin) escala a lo más alto de Hollywood.


The Artist llama la atención porque es una película muda. Pero lo mejor es que no puedes dejar de verla, no puedes más que echar más de una carcajada y disfrutar de la historia. La banda sonora es magnífica y las interpretaciones también, incluida la del perro de Valentin, un auténtico espectáculo. Es cierto que no es tan buena como una cinta de Chaplin, pero para lo que hay ahora resulta una película altamente recomendable. Al menos a mí me ha gustado, aunque quien sabe si te aburrirá a ti. Yo por lo menos te invito a juzgarla por ti mismo.


Y hasta aquí llegamos hoy, querido cinéfilo. ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es el alimento de este blog. ¡¡¡Dale de comer!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más visto esta semana

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *