Traductor

Buscador

lunes, 22 de octubre de 2012

Los fallos históricos del cine


Puedes cambiar "scientifically" por "historically"
Se dice que cada vez que se rueda un filme sobre un hecho real un historiador se echa a llorar. Y no me extraña. En el cine es bastante corriente encontrarse con inexactitudes y fallos históricos, aunque también es interesante ver que muchas películas son buenas gracias a estos errores.

Así pues, he hecho una pequeña selección de seis películas que cuentan con los fallos históricos más sonados: la historia real no suele coincidir con lo que se ve en pantalla. Después de esta entrada espero que estés convencido de ello.



- Braveheart


Mi opinión personal: obra maestra imprescindible. Siento ser así de simple.


 “¡Podrán arrebatarnos nuestras cosas… pero no podrán arrebatarnos nuestra LIBERTAAAD!”

Desde el punto de vista histórico es cierto que deja mucho que desear. Para empezar, los orígenes de William Wallace no están muy claros, pero parece que pertenecía a una familia de terratenientes escoceses que llegaron en el siglo XII. Es cierto que algunos estudios recientes apuntan a un posible origen humilde (como cazador), pero otros señalan algo diametralmente opuesto, que Wallace pertenecía a la aristocracia. Esto convertiría a nuestro héroe en un caballero. Sí, un ser inglés.

Es interesante también que Wallace en la película termina siendo el padre del futuro rey de Inglaterra, Eduardo III, algo que habría dado para especular si no fuera porque en realidad Wallace murió siete años antes del nacimiento de su "hijo".

Por otra parte, `Braveheart' no era el apodo de Wallace, era el apodo del rey Roberto Bruce -sí, ese maldito cobarde y cerdo traidor según el filme-. Ah, y el kilt (la falda tradicional de Escocia) no empezó a utilizarse hasta varios siglos después.

La verdad es que la película no habría molado mucho si Gibson hubiera sido un hijo de terratenientes o incluso un noble cuyo padre colaboró con los opresores ingleses.



 

- Gladiator



Mi opinión personal: otra película para la posteridad.

Históricamente el emperador Cómodo no era incestuoso, traicionero y merecedor de toda desgracia. De hecho era muy apreciado por el Senado y gobernó con éxito durante trece años (no unos pocos meses como presenta la película). El pobre ni siquiera mató a su padre, el verdadero Marco Aurelio murió por una varicela o por comer una manzana en mal estado, no se sabe con certeza. Además, Cómodo no murió en la arena, sino en el baño a manos de un luchador llamado Narciso.

Por cierto, ¿desde cuándo los romanos montan un campamento en medio de un bosque y sin fortificar?

Estarás de acuerdo conmigo en que si Russel Crowe hubiera tenido que acabar con un emperador simpático y hubiera tardado trece años para ello, la película no habría tenido ningún éxito. Y menos si cuando vas a asestar el golpe final se te adelanta un luchador con nombre de flor.

La escena de las octavillas impresas repartidas para anunciar una pelea en el Coliseo más de mil años antes de la invención de la imprenta también tiene su punto.



 

- El reino de los cielos



Mi opinión personal: me gustó bien poquito. Qué puedo decir, el único papel que me ha gustado de Orlando Bloom es el de Legolas, y eso es porque los elfos tienen que resultar inexpresivos...

Históricamente la película es un bluff. La auténtica vida de Balin de Ibelin es mucho más interesante de lo que aparece. Para empezar, nunca fue herrero (nació noble), se casó y tuvo hijos; todo antes de la pérdida de Jerusalén. Participó en la Tercera Cruzada en la batalla de Jaffa, situado en la retaguardia del ejército de Ricardo Corazón de León. Se volvió a ver las caras con Saladino cuando éste y Ricardo negociaron el tratado que puso fin a la Tercera Cruzada. Nunca dejó de ser un ferviente cristiano y murió en Tierra Santa. Pero parece que todo esto no daba para una película.

Lo peor de la película es que está llena de estereotipos. Los malos son todos cristianos, barbudos y feos. Los templarios son fanáticos asesinos y violadores. Los buenos son unos ángeles. El único musulmán "malo" es "impaciente", más que "malo". La lucha por Jerusalén no tiene sentido y sólo acarrea muerte. Para los protagonistas Dios no existe -incluso para los monjes hospitalarios-.

No sale la batalla de Hattin y la matanza de prisioneros templarios y hospitalarios decretada por Saladino. El rescate que Saladino pidió por cada hombre, mujer y niño cristiano cuando Jerusalén se rindió fue casualmente omitido. Vamos, que el libro "Las cruzadas vistas por los árabes" de Amin Malouf parece pro-cristiano en comparación con esta película. Ridley Scott tiene un problema, y es que quiere transportar al pasado lo que piensa, dando un pestiño como resultado.

Ah, y que alguien me explique la carga de caballería de Orlando Bloom y sus hombres frente al castillo de Kerak. Atacar en inferioridad numérica y dividir las fuerzas siempre ha dado buen resultado (ironic mode). Por cierto, respecto a la situación estratégica de dicho castillo, ¿alguna vez has visto una fortaleza situada en un llano?

Normal que no la colocara dentro de las 300 películas que hay que ver.



- 300


Mi opinión personal: otra película que me encantó. Algunos dicen que sobrevalorada... quizás un poco.

Desde el plano histórico la crítica tira más hacia el cómic de Frank Miller por ser 300 una adaptación del mismo. En primer lugar, no da una imagen muy exacta de la sociedad espartana, pues olvida que poseían esclavos y dependían en gran medida de ellos (los ilotas). Aunque entiendo que pasara de puntillas por su gusto por la pederastia.

Luego también llaman la atención los señores gigantes con cuernos del ejército de Jerjes (surrealista) o que los propios persas utilizaran elefantes y rinocerontes (sólo utilizaron elefantes en Gaugamela contra Alejandro Magno, lo de los rinocerontes ya es de risa). Además, los espartanos no luchaban cuerpo a cuerpo y a pecho descubierto, sino en forma compacta y protegidos por escudos y corazas.

Por cierto, los espartanos eran de todo menos democráticos. Así que, ¿por qué aparece una asamblea del consejo? Y un último detalle sin importancia, ¿dónde está la sangre derramada durante la batalla?


 

- El patriota


Mi opinión personal: otra película épica.

Históricamente, el personaje principal que interpreta Mel Gibson está basado en un tal Francis “Zorro de los pantanos” Marion, quien en realidad no mató él sólo -oh, sorpresa- a un pelotón entero del ejército británico. Lo que sí que hizo fue acabar con varias docenas de indios cherokee y poseer un gran número de esclavos.

También es curioso que en la batalla del Palacio de Justicia de Guilford (la batalla final, momento culmen de la película) aparezca que ganan los patriotas cuando fue ganada por los británicos.

Desde luego si Mel Gibson no apareciera como un paladín de la verdad, la libertad y la justicia, la película perdería casi todo su encanto.

Por cierto, por lo que he podido ver el Assassins Creed 3 tiene pinta de que va a ser una especie de "El patriota" elevado a su máximo exponente de flipadez.


 

- Indiana Jones y la última cruzada


Mi opinión personal: una de mis películas favoritas.

No deja de ser curioso que una de las escenas más importantes de la película sea incorrecta. Me refiero a aquella en la que Indiana Jones tiene que elegir entre varias versiones del cáliz de Cristo para poder salvar a su padre moribundo y escoge la de madera diciendo, "la copa del carpintero". Sin embargo, Spielberg no cayó en que en esa época estaba prohibido confeccionar copas de madera para ser usadas en la celebración de la Pascua judía. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es el alimento de este blog. ¡¡¡Dale de comer!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más visto esta semana

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *