Traductor

Buscador

domingo, 2 de junio de 2013

Shannon, ese jugador desconocido



Leer escuchando:

Young Folks by Peter Bjorn and John on Grooveshark

Ya que estoy bastante puteado agobiado con los exámenes voy a hablarte de un tipo muy importante para mis estudios y de lo que hacía en su tiempo libre, sobre todo de algunas ideas muy interesantes que tuvo. ¿Te suena el concepto monetizar?

Es verdad, lo más probable es que como yo antes de entrar en esta maravillosa carrera que es teleco, nunca hayas oído hablar de Claude Shannon, pese a que sus ideas han hecho posible la era moderna de la información. Sin embargo, Shannon creó el campo de la Teoría de la Información con su libro “The Mathematical Theory of Communication”, libro que es extraordinario no sólo por sus ideas sino por su accesibilidad.



Sus teorías ponen límites a cuánta información puede ser enviada a través de un cable y se usan cada día en terrenos tan variados como la informática, las comunicaciones inalámbricas o la criptografía. Shannon fue también malabarista y jugador, creó el primer ratón robot capaz de recorrer con éxito un laberinto e incluso descifró códigos alemanes durante la II Guerra Mundial. Es entonces, después de la guerra, cuando inventó la importantísima teoría de muestras. (Apostaría también a que también le daba al whisky y a los cigarrillos, pero no he encontrado en internet nada que apoye mi hipótesis).

Shannon jugando con su ratón-robot Mickey
 
Sin duda Shannon fue un verdadero visionario, pero en lo que sigue me centraré un poco en su faceta como jugador, pues es realmente interesante cómo la Teoría de la Información y Las Vegas han estado íntimamente relacionadas gracias a él.

A finales de los 60, Shannon empezó a interesarse por la teoría de la inversión, lo que le llevó a conocer el trabajo de uno de sus colegas en los Laboratorios Bell, John L. Nelly, quien había mostrado cómo la teoría de la información podía aplicarse a los juegos de azar. A raíz de esto, Edward O.Thorp (un compañero de Shannon), el propio Shannon, y su mujer Betty empezaron a irse de fin de semana a Las Vegas para hacer exitosas incursiones en el blackjack que acabarían por generar toda una fortuna.

Asimismo, y como pasatiempo, Shannon creó en el MIT junto a Thorp uno de los primeros ordenadores portátiles de la historia. Siendo como eran los ordenadores de los años 60 el invento tuvo su importancia. Una importancia pequeñita, me dicen. Más todavía cuando el aparato era capaz de predecir una ruleta y aumentar enormemente las probabilidades de ganar (Ah, Shannon, que ya sabemos por dónde vas…).

Después de esto, Shannon y Thorp también aplicaron la misma teoría -más tarde conocida como el criterio Kelly- al mercado de acciones, obteniendo incluso mejores resultados. Se ve que no eran lo suficientemente ricos. A través de los años, la fórmula de Kelly se ha convertido en parte de la teoría de la inversión establecida, siendo bien conocida por inversores billonarios como Bill Gross o Warren Buffett.

Pero para hombre, no corras tan rápido al casino, porque el criterio Kelly sólo es válido cuando la inversión o el juego se realizan muchas veces seguidas con la misma probabilidad de ganar y perder cada vez, y el mismo ratio de pago. Sí, es algo raro que pase eso, siento haberte desilusionado.

Finalmente, y ya termino, la teoría fue también explotada por el famoso MIT Blackjack Team, un grupo de estudiantes que usaron las técnicas de conteo de cartas de Shannon y otras sofisticadas estrategias para ganar al blackjack en casinos de todo el mundo. El equipo operó con éxito durante más de veinte años, lo que dio origen a la película 21 Blackjack.


Ya sabes, si te van los ratoncitos-robot, los malabares y las apuestas puedes empezar a shannonear.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es el alimento de este blog. ¡¡¡Dale de comer!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más visto esta semana

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *