Traductor

Buscador

martes, 31 de diciembre de 2013

La mejor de las casualidades - Adiós 2013


Es acercarse el final de este 2013 y empezar a oír por todas partes comentarios del tipo "Ya era hora de que terminara esta mierda de año" o "Más vale que el 2014 sea mejor porque si no más nos valdría encerrarnos todos en un bunker hasta que pase el apocalipsis nuclear" o "Este 2014 quiero paz, amor y un iPad en el salón" o mi favorito: "¡¡Vamos a morir todos!!"

You're the One That I Want by Grease on Grooveshark

Es cierto, por regla general nos quejamos del año que termina y solemos pedirle cosas al nuevo como si este tuviera alguna clase de conciencia y fuera a responder a nuestros deseos como si de un genio de la lámpara se tratase. Yo para eso prefiero pedirle las cosas a los Reyes Magos, que al menos sé que existen.

"Te lo digo yo, pequeño Bobby. Se cumplirá si cierras los ojos y lo deseas muy muy fuerte"

Creo que ya lo he comentado alguna vez, pero de las mejores cosas que te da tener un blog es lo fácil que resulta hacer memoria y recordar cómo estabas en un momento determinado. Así, haciendo balance del año uno puede rememorar que empezó el año tropezando porque tenía prisa, que más tarde hizo cosas que le parecían imposibles incluso a él o que don Mendo se vengó conmigo de manera totalmente inesperada. Ah, y que cumplí los 20, por supuesto.

Ha sido un año de contrastes, de subidas y bajadas, de idas y venidas, de éxitos y fracasos, de una lucha constante entre mi luz y mi oscuridad, de caer y levantarme de nuevo. Pero siempre hay razones para levantarse, a pesar de que esa batalla la vaya a librar toda la vida. A pesar de eso ha habido momentos estelares, unos cuantos momentos con muletas y algún que otro aprobado en revisión. Ha sido también el año en que empecé a dejarme una buena barba, el año en que fui a Oliva con mis amigos de siempre, el año en el que acabé simulando que falou português durante esa semana tan fuera de lo común en Évora.

Puedo decir que me he pegado batacazos, que he tenido meses llenos de dudas en los que perdí la fe y no brillaba el sol por ninguna parte. Puedo decir también que gracias a Dios esa etapa la he dejado atrás, que en Bayona algo cambió aunque tantas veces se me olvide, que al final estoy tomando conciencia de que todo está bien hecho, incluso mis imperfecciones y todo lo que no acepto en mi vida, en mi historia.

Porque pasa que a veces uno se topa con lo inesperado, con aquello que anhela tu corazón y que muchas veces quizás está tan a la vuelta de la esquina. Y resulta que en este diciembre de repente -¡pum!- todo cambia y apareces en mi vida como la mejor de las casualidades, como regalo totalmente inmerecido. Pasa que revolucionas a este pobre chaval para devolverle la ilusión y las ganas de reanudar la batalla abandonada, las ganas de todo, las ganas de amar-te.

Por eso el 2013 no podía haber terminado de mejor forma. Y por eso no puedo dejar de dar gracias por este giro de guión que entrecruzó nuestros caminos y también por el resto del año, con sus momentos buenos y no tan buenos. Algunos le darían las gracias al año 2013 o al unicornio rosa volador. Yo prefiero darle las gracias a los Reyes Magos que sé que existen y, por qué no, a Aquel que visitaron en un pobre establo hace ya tanto tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es el alimento de este blog. ¡¡¡Dale de comer!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más visto esta semana

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *