Traductor

Buscador

miércoles, 27 de agosto de 2014

Canción de hielo y fuego IV - Festín de Cuervos (Libros)


Aquí está, ya llegó, George R.R.Martin lo ha vuelto a hacer. Festín de Cuervos, el cuarto libro de la saga fantástica Canción de Hielo y Fuego vuelve a brindarnos un episodio más de una historia que forma ya parte viva de nuestra generación. Eso sí, algo peor que los anteriores para mi gusto, pero no por ello menos absorbente.

Esta es la historia de mi cuarto acercamiento al universo de George R.R.Martin.

"Vivimos en tiempos de bestias —reflexionó Jaime—. De leones, lobos y perros rabiosos; de grajos y cuervos carroñeros."



Cuando hace más de un año terminé Tormenta de Espadas - el tercer libro - quise acabar con la vida de George R.R.Martin. Si lo has leído entenderás por qué lo digo, y si has visto la cuarta temporada de la serie Juego de Tronos también. Sin embargo, luego me di cuenta de que le quedaban al menos dos libros por escribir para terminar la saga, el sexto y el séptimo, con lo cual tuve que echar por tierra todos mis planes, no quería quedarme sin saber como termina todo esto.

Braavos

Digamos que ya que no podía acabar con su vida en venganza decidí tomarme un descanso de Poniente y no empezar el cuarto. El verdadero motivo fue que no quería acabar la saga tan rápido y tirarme años esperando a que el cabrón bonachón del autor finalizara su obra. Un año después ya he terminado Festín de Cuervos, Danza de Dragones casi que también... y el sexto libro (Vientos de Invierno) se espera para 2015.

Pero vamos a lo que vamos. A partir de ahora puede que haya algún spoiler, así que te recomiendo que si no lo has leído y tienes intención de hacerlo pares de leer. Aunque tampoco me extrañaría que dentro de una hora ya se te haya olvidado -sonrisilla irónica-.


ATENCIÓN: REGIÓN NO LIBRE DE SPOILERS (a partir de aquí lees bajo tu responsabilidad)


Festín de Cuervos continúa exactamente donde termina Tormenta de Espadas y donde ha terminado la cuarta temporada de la serie, con Stannis en el Muro, Tywin Lannister asesinado por un Tyrion que se da a la fuga y con Daenerys en Meereen. Tú, lector avispado que has leído los libros, te estarás riendo, pues es justamente de todo eso de lo que no habla el libro. En Festín de Cuervos se narra lo que ocurre en Desembarco del Rey y sus alrededores, así como en Dorne y las Islas del Hierro, de modo que no aparecen ni Tyrion, ni Jon Nieve ni Daenerys, teniéndonos que conformar con Jaime, Arya, Brienne y la puta de Cersei, sobre todo; sumando otros personajes secundarios nuevos o de los que habíamos oído hablar poco.

Al parecer a Martin le salió un libro de 2000 páginas y decidió dividirlo en dos, dejando en la primera parte que constituye Festín de Cuervos a los personajes - para mí - de menor interés. Este hecho hace que el libro me haya resultado un poco más lento en algunos tramos que los anteriores, pues para mí Jon Nieve por afinidad particular y Tyrion por motivos obvios, son los que más dinamismo aportan a la serie. Sin embargo, esto no significa que Festín de Cuervos no esté estupendamente escrito y siga siendo interesante. Me he leído sus más de 800 páginas en muy poco tiempo y eso debe significar algo. Al fin y al cabo tenemos a Arya, y toda la trama de Dorne me ha parecido brillante.


Un punto a destacar es la importancia que cobra ya todo el tema de la magia. Si los tres primeros libros dejaban ya varias pinceladas sobrenaturales es ahora cuando empezamos a comprender su verdadero alcance, que llega ya al punto de resucitar muertos. Así cualquiera mata a la gente, Martin. Desde luego, los que defendían a capa y espada la saga por su realismo deben de estar contentísimos -ironía off -.

Fortaleza de los Greyjoy


Cambiando de tercio, no quería repetir algún punto que ya he comentado en las críticas a los tres libros anteriores pero lo voy a hacer. Empiezo por el relativismo moral que inunda nuevamente el libro -el mal que hacen los hombres no es objetivo, depende de quien lo mire, eso si es que de verdad existe el mal -. Esto es especialmente palpable en el caso de Jaime Lannister, un tipo que todos odiábamos a muerte en los dos primeros libros y que ahora, aun con sus fallos, es un dechado de virtudes. Que sí, que el hombre ha pasado un montón de cosas, pero su hermana Cersei también y sigue siendo una arpía hija de puta de mucho cuidado.

Jaime Lannister, caballero blanco de alma grisácea

Es cierto, el juego de tronos es así, pero si todos son unos traicioneros sin escrúpulos poco me importa la verdad quien acabe sentado en el Trono de Hierro. Para eso me quedo con los Stark, que al menos luchaban por algo más que por sí mismos. Pero bueno, eso ya lo he superado - snif, snif -. Hay algo que se llama empatía y que el autor elimina de raíz por el miedo que uno tiene a cogérsela a un personaje para que luego acabe muerto (que es lo que suele pasar). Eso por no hablar de las escenas de sexo que salpican muchos capítulos así porque sí. Aunque al fin y al cabo eso es lo que el público quiere, ¿no?

"Rhaegar luchó con nobleza, Rhaegar luchó con valentía, Rhaegar luchó con honor, y Rhaegar murió" El relativismo de Martin resumido en una frase.


Poco más puedo decirte ya, querido lector, Festín de Cuervos continúa en la misma línea que los libros anteriores y sigue configurando una saga que va camino de aguantar en términos de fantasía épica las comparaciones con El Señor de los Anillos, aunque muchas veces tenga más pinta de culebrón medieval. Una lectura entretenida que no deja indiferente.


Entradas relacionadas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es el alimento de este blog. ¡¡¡Dale de comer!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más visto esta semana

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *