Traductor

Buscador

lunes, 23 de marzo de 2015

Pónmelo difícil


Lo complicado de la vida es descubrir lo simple que es.


07 de agosto. Ayer le escribiste una canción, Horacio. ¿Es eso leísmo? La verdad es que nunca lo he tenido claro. [...] Lo que te iba diciendo, una basura. Yo que tú olvidaba la canción para siempre. Sí, ya lo sé, necesitabas sacarte no sé qué de dentro. Pues ya ves de qué te ha servido.



15 de febrero. Esta noche se me hace duro, aunque lleve este tiempo con una tranquilidad que no me la creo. Acabo de volver de la cena benéfica, ha sido un éxito gracias a Dios, he actuado y ando en una nube. Pero lo único que quería decir es que ahora mismo en la cima con quien quiero compartir mi alegría, con quien me gustaría abrirme y contarle cada detalle de esta noche es con ella. Ojalá hubiera estado conmigo esta noche.

28 de agosto. Lo que sí sabemos es que queda un minuto para las cinco, la linterna del móvil hace un rato que murió y yo ya no sé si es de noche o de día. Lo que sí sé es que tu imagen ya se va y no puedo retenerla, se me escapa entre las manos y me pregunto si tú también me echarás de menos, y si me volverás a perdonar por incumplir aquella promesa que había en aquellas últimas líneas.

21 de septiembre. Un mes ha pasado desde la última vez que escribí en este cuaderno. Un mes en el que todo ha cambiado como no pude siquiera imaginar. Porque volviste. Sí, tú, morena de flequillo arrollador. Volviste antes que las golondrinas, sin esperar a que yo me marchase olvidándote, aprovechando el momento, regalándome esa sinceridad que tanto adoro. No cambies, aunque a veces me lleves por la calle de la amargura, aunque tengamos días raros, aunque a veces no sepa comprenderte. Pónmelo difícil, porque es la única manera que tengo de amarte.

12 de agosto. Vive feliz. Te lo suplico. Vive en paz. Que nada te altere. Que nada sea capaz de arrebatarte tu paz, ni la fatiga física ni tus faltas morales. Entrégate a Él, todo se resolverá con tranquilidad, según sus designios, no te desesperes. Cierra los ojos del alma y di con calma: "Jesús, confío en ti". Y verás grandes milagros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es el alimento de este blog. ¡¡¡Dale de comer!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Lo más visto esta semana

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *